The EU Journalism Fellowship blog

Pro-Catalan-independence politicians seem to be ready to split from Spain, but are Spanish people ready as well? Unlike Scotland’s case, there is no political deal to break in Spain. Moreover, the Spanish constitution includes specific provisions against the independence of any of the country’s regions. What does the EU have to say about it? Catalonia will continue to belong to the European Union when it becomes independent from Spain?

Catalonia is not Spain. Esta frase escrita en el enorme cartel con el que un grupo de hinchas culés suele adornar una esquina del estadio del Camp Nou ha dejado de lado el Pain in Spain de los titulares de la prensa internacional, tan manido en estos últimos tiempos. Política y deporte a menudo se mezclan y el debate sobre la independencia de Cataluña planeó durante todo el Barça-Madrid. Solo el talento de Leo Messi y Cristiano Ronaldo devolvieron al ‘clásico’ su esencia.

Para The Guardian, el de este domingo fue “el partido más político” desde la muerte de Franco. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha logrado que la discusión sobre una Cataluña independiente cale en la sociedad española y sea observada con interés por el resto de países, especialmente dentro la Unión Europea, donde Reino Unido y Bélgica, entre otros, sufren sus propias tensiones territoriales.

En los análisis de los corresponsales extranjeros en España, la crisis económica y la crisis territorial se dan la mano para dibujar una España abrazada a la incertidumbre. No solo España mira al abismo. El proceso de integración europea vive hoy una crisis de tinte existencial. Los errores de construcción de la moneda común han puesto en riesgo el futuro de la Unión Económica y Monetaria, y el fracaso del euro ya no es visto como un imposible sino como un desafío a combatir.

Soberanía nacional vs. federalismo europeo

La crisis ha abierto dos frentes en Europa. Mientras los líderes de la eurozona apuestan por una mayor gobernanza económica y una auténtica unión política y fiscal, los movimientos nacionalistas tratan de aprovechar el descontento social para introducir un discurso muy polarizado ideológicamente pero con un denominador común: la crítica al déficit democrático de la UE y el rechazo, más o menos mayoritario, a mayores cesiones de soberanía.

“La erosión del estado nación” es un caldo de cultivo perfecto para que los partidos nacionalistas no estatales endurezcan su discurso, según el catedrático de Ciencía Política de la Universidad de Barcelona, Cesáreo Rodríguez-Aguilera. La paradoja es que quieran recuperar soberanía nacional para cedérsela después a Bruselas.

“En una Europa interrelacionada volver a insistir en viejos estados nacionales mono étnicos es una contradicción, una oferta muy anticuada”, afirma Rodríguez-Aguilera a RTVE.es. “En el caso de Convergència i Unió ha habido un giro del autonomismo al soberanismo, pero el concepto de soberanismo en una Europa cada vez más integrada es una ficción. Que pregunten a los griegos o a los portugueses si son soberanos“, añade.

Independencia unilateral

En el supuesto de que Cataluña se independizara de España –un proceso que tiene un muy difícil encaje en el ordenamiento jurídico español–, el nuevo estado quedaría automáticamente fuera de la Unión Europea, según la opinión mayoritaria de los juristas. Así lo ha advertido también el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, que ha dejado claro si Cataluña se independiza, tendría que “pedir la adhesión”.

Según explica a RTVE.es el catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Carlos Fernández de Casadevante, “una Cataluña independiente debería negociar su acceso a la UE y podría ser vetada por cualquiera de los Estados miembros”, tal y como recoge el artículo 49 del Tratado de la UE, que exige la unanimidad del Consejo (formado por representantes de los gobiernos de los Veintisiete) para la admisión de un nuevo Estado en la UE.

El ingreso en ningún caso sería automático y el proceso de adhesión sería diferente dependiendo de si la secesión es unilateral o acordada, afirma a a RTVE.es Carlos Carnero, presidente de la Fundación Alternativas y constituyente de la convención europea.

Si la independencia es unilateral, es imposible que Cataluña se convierta en nuevo Estado miembro de la UE”, subraya. En primer lugar porque la UE no tiene competencia para reconocer una independencia unilateral de una región que se escinde de un Estado miembro y en segundo lugar porque España vetaría su ingreso.

“La Unión respetará la igualdad de los Estados miembros ante los Tratados, así como su identidad nacional, inherente a las estructuras fundamentales políticas y constitucionales de éstos, también en lo referente a la autonomía local y regional. Respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional. En particular, la seguridad nacional seguirá siendo responsabilidad exclusiva de cada Estado miembro” , reza el artículo 4.2 del Tratado de la UE.

Secesión acordada

Solo en “el supuesto poco imaginable”, de que no fuera una secesión unilateral (sino acordada por todos los españoles previa modificación de la Constitución), Cataluña podría entrar a formar parte de la UE, señala a RTVE.es el profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de Salamanca, Luis Norberto González Alonso, que no obstante considera que este escenario es “ciencia-ficción”.

“Por un lado, la propia UE respetaría la secesión, al ser aprobada dentro del marco constitucional, y el ingreso de Cataluña tendría el voto favorable de la unanimidad en el Consejo prácticamente garantizado”, explica el jurista Carnero, que añade, además, que el nuevo Estado cumpliría, en principio con los criterios de adhesión. (more…)

Estefania de Antonio is a specialized journalist in International affairs for www.rtve.es, Spanish Radio and Television Corporation website, based in Madrid and a Robert Bosch Stiftung “EU Journalism Fellow” for 2012.

This article was first published here

Author :
Print

Comments

  1. I am in a very difficult situation to react such an article without fully understanding the language. Therefore, I will only react to ehat was written in English.

    As regards the question of independence of Catalonia, the most important thing in that history is the international law.

    Unfortunately, the right to self determination of national minorities are not as much recognised throughout the world as it should be. In my perception, the acceptance of collective rights of national minorities depends ont the effectiveness of the given minority. See the example of Kosovo on one hand (independence) and the overall situation of the stateless Kurd minority on the other (divided mostly in Turkey, Iraq and Iran )

    The case of Scotland is legally independent from the case of Catalonia and of Osethia in Georgia.

    My personal view is that minorities must have the full possibility to develop their own culture therefore the highest level of autonomy would be usually the most adequate solution.

    However, if due to the historic corcumstances, some regions want independence (Scotland, Catalonia) AND
    they can make a peacefull agreement with the ruling nation AND
    this wish will be expressed in a democratic way (referendum):
    So it be.

    I remain at your disposal.

Comments are closed.